Caminar sobre el barro del mar en Holanda

El grupo de Lekker & Leuk está en camino de la provincia de Groningen para una adventura deportiva muy popular en Holanda y Alemania. Después de unos 4 horas con el transporte público – el viaje empezó en La Haya- el grupo llega en Pieterburen. Casi 2 horas no hemos visto ni un ser vivo y aquí está llena de gente. ¿Qué está pasando?

This article in English logo Verita's Tekst- en VertaalserviceDit artikel in het Nederlands
Turismo en Pieterburen

El pueblecito de Pieterburen es muy conocido por su centro de acogida de focas, que atrae a millones de personas cada año. Sin embargo, en días soleados como estos, una multitud de turistas viene por otra razón: una ruta con guía sobre el barro del mar.

El zapato ideal para caminar sobre barro del mar

En sus zapatillos de color blanco virginal los turistas se ponen en fila. El registro del evento tiene lugar en el café De buren. Desde el café hay que ir a unos 3 kilometros de distancia, al dique donde empieza el camino. Nuestro grupo de Lekker & Leuk hace un poco autoestop y comparte coche con unos turistas muy amables.

Aventura holandesa multilingual

Los avontureros vienen de todas partes de Holanda, pero como la provincia de Groningen se encuentra tan cerca de Alemania asisten algunos alemanes al evento. Además se escucha inglés, español y algunas lenguas irreconocibles. La caravana de turistas camina hasta el principio de la ruta y allí se divide en porciones iguales.

Muddy-walk.jpg

Un gran dique lleno de ovejas oculta otro mundo, el de un paisaje sereno y amplio, un cielo de azul claro, por aquí y por allá algunos cirrocumuli . La vista maravillosa provoca una chispa en los ojos que se nota en los ojos de los participantes. Lo que sienten al andar sobre el barro del mar es otra cosa. El barro es resbaladizo y limoso. En partes parece a arenas movedizas y cuesta  bastante seguir andando sin estar atascado algunas veces

Arar por el agua

No obstante, la verdadera aventura empieza cuando las guías llevan los grupos uno por uno a la zanja. Sopla un viento del oeste muy fuerte y el nivel del agua es más alto de lo que suele ser. Algunos participantes ríen, otros son menos contentos con lo que ven. La zanja es profundo. Padres llevan sus niños sobre los hombros. Despacito y con mucho esfuerzo los avontureros se muevan por el agua que llega hasta la cintura.

El olor de légamo

Mojados y cubiertos de barro los participantes llegan al final de la ruta guíada por el barro del mar. Aquí hay posibilidad de cambiarse la ropa y limpiar los zapatos, piernas, caras etc. Más o menos limpios el grupo de Lekker & Leuk supera su vergüenza y encuentra a personas que no les importa llevar algunos malolientes en coche a Pieterburen.

*Las imagenes en este reportaje son de miembros del grupo Lekker & Leuk.